Distanciamiento social: el problema

Llevamos más de dos meses confinados, aislados, lejos. Seguramente a estas alturas se haga pesada la falta de cercanía con familiares, amigos y también con los compañeros de trabajo; ya que al fin y al cabo, pasamos más tiempo con ellos del que podamos reconocer.

A los que teletrabajamos se nos acusa esta sensación de lejanía, a los que van a trabajar, seguramente ver las caras a medias tintas tras una mascarilla no se asemeje a un compañero como los de antes.

Mejor ni pensarlo, porque las reflexiones profundas que se me vienen a la cabeza son bastante tristes.

Salvando las distancias

Así que dentro de mi reflexión profunda, también entendí que las formas digitales de acercamiento social son de gran utilidad. Sí, estoy hablando de las redes sociales.

Si ya estaban más que consolidadas en nuestra vida personal, quizás también sirvan para acercarnos en nuestra vida laboral. ¿Por qué no?

Los beneficios de una red social privada

Una Red Social Privada, es en realidad, un entorno cerrado donde todas las personas de una organización pueden relacionarse ofreciendo un valor potencial muy grande.

Imagina: un empleado pide ayuda a «su comunidad», y enseguida recibe feedback de un compañero que está a kilómetros de distancia. O, ahora que tus alumnos ya no pueden ir a clase presencial, les ofreces un entorno para socializar con sus compañeros.

Seguro que en ambos casos, todos sentirán que están un poco más acompañados.

Pero es que, hay más beneficios que pueden aportar:

1

Potencia la marca empresarial

Porque facilita un canal de comunicación desde la empresa a todos los empleados y alumnos. Puede enviar avisos o comunicados a todos, y refuerza el compromiso y la cultura empresarial.
2

Mejoran la gestión del conocimiento

Porque puede abrirse grupos de intereses comunes, por áreas, departamentos o temas. Ofrece un entorno para responder preguntas y respuestas y almacena información bien organizada, como documentos relacionados e importantes.
3

Da visibilidad al talento

Porque las intervenciones se pueden valorar, y de repente ves en el ranking que destaca una persona que no habías tenido en cuenta. Pone en valor el conocimiento de las personas y le da visibilidad.
4

Reduce el envío de emails

Porque podemos crear un grupo de debate y colaboración en unos segundos. Nada de cadenas largas de emails que se hacen ingobernables. Un buen hilo de comentarios, acompañados de vídeos, imágenes e incluso documentación, podrán quedar bien registrados, al alcance rápido de las personas.
5

Mejora la comunicación interna

Porque en algunos casos, incluso, es inexistente. Conecta a departamentos, promueve la actividad social sin que interfiera en las tareas diarias ya que está disponible 24x7 y accesible en cualquier momento, aprovechando tiempos de esperas o traslados, además de facilitar, por supuesto, la comunicación entre todos.
6

Motiva y genera compromiso

Porque cuando pones en marcha iniciativas pensando en las personas, éstas lo agradecen y sienten mayor compromiso y sentido de pertenencia con tu empresa. Es un plus de motivación que, si está bien organizado, puede ofrecer una mejora en el rendimiento.

Pon una Red Social Privada en tu empresa

Y si estos beneficios te saben a poco, desde luego hay muchos más:

  • Mejora el clima laboral.
  • Elimina las barreras físicas.
  • Organiza a las personas por áreas de conocimientos.
  • Pone al alcance de todos a los expertos de la organización.
  • Puedes enviar comunicados rápidos.
  • Prevenir crisis (porque puedes detectar comentarios que denoten cierta incomodidad).
  • Recibir feedback constante…
  • Y un gran etc.

Así que, si te ha parecido interesante, y quieres unirte a la larga lista de empresas que cuentan ya con una Red Social privada, te proponemos que conozcas Ainou!, nuestra propuesta para crear tu propia Red Social y salvar así las distancias en estos momentos de distanciamiento.

Virginia Gaitán

Virginia Gaitán

Experta en Marketing y consultora creativa de proyectos e-learning

Deja un comentario

3 × 1 =