En toda organización en algún momento alguien necesita preguntar «¿Quién sabe de esto?»,
y siempre habrá alguien que levante la mano y diga «¡Yo sé!»… (o en inglés, I know!)

¿Hay alguien allí?

Tanto si se trata de una empresa, como de un centro de formación que imparten formación presencial y online, tienen generalmente cientos de alumnos que utilizan la plataforma LMS para acceder a los cursos y  disfrutar de una experiencia de aprendizaje en un entorno que le permite interactuar con los demás.

Sobre todo, cuando las sesiones presenciales son pocas o inexistentes, la necesidad de facilitar la socialización de los alumnos crece y se torna necesaria. Por ello se multiplican las comunicaciones externas a la plataforma, recurriendo a los grupos de Whatsapp, al correo electrónico, a las relaciones a través de las redes sociales, etc. Todas ellas, en un contexto ajeno al propio centro o empresa.

Paradójicamente, muchas veces las propias organizaciones se comunican con estos alumnos a través de mensajes SMS, o por Whatsapp o correo electrónico, con el fin de informar novedades o anunciar eventos y ofertas formativas. Ni qué hablar (en el caso de los Centros de Formación), de la comunicación con los antiguos alumnos; algunos de ellos muy buenos y exitosos y en ocasiones difícilmente localizables.

mujer mirando el móvil

Una Red Social privada

Intentando encontrar una alternativa más simple y más fácil, desarrollamos una red social que se integra con el Campus Educativa y con nuestro Gestor de Formación Ejecutiva, al que llamamos Ainou!.

Este nuevo producto apunta precisamente a resolver las necesidades de comunicación institucional e informal en la organización, planteando un entorno privado que los usuarios identifican como parte de la institución y que además se integra con el campus virtual, obteniendo puntos e insignias a partir de algunas actividades, incluyendo los logros por gamificación.

Los miembros de esta red social privada publican opiniones, imágenes, vídeos, etc., con la posibilidad adicional de etiquetar a otros usuarios y utilizar hashtags.  Siguen a colegas y son seguidos por estos, que valoran y comentan sus intervenciones como es usual en las redes sociales, y con ello cada usuario va obteniendo puntos con los que van ascendiendo en el ranking de usuarios y de publicaciones.

grupo de empleados con dispositivos

Los usuarios se organizan en categorías (personalizadas), que a su vez tienen asociadas “áreas de conocimiento” y, con ello, poco a poco van perfilándose usuarios destacados que se convierten en referentes en los temas de su especialidad.

Esta visibilidad de especialistas entre los usuarios no solo es útil por el valor de sus respuestas y participaciones, sino que es una forma de detectar el talento en la organización a la hora de tener que cubrir una vacante o localizar un experto para impartir un curso o liderar un equipo.

Por supuesto que también se pueden crear Comunidades para realizar trabajos colaborativos o fomentar el trabajo en equipo.  Estos grupos de trabajo pueden ser Abiertos, Cerrados o Restringidos (diferenciándose por la forma de incorporación al grupo); conceptos que hoy resultan habituales.

Estas comunidades facilitan la manera de compartir recursos y plantean espacios de comunicación personalizables y una vez más, privados para sus miembros.

¿Social Learning?

Si consideramos las posibilidades que se desprenden de la integración del Campus Virtual con una herramienta que aporta estas funcionalidades, es posible percibir que se potencia el aprendizaje colaborativo favoreciendo la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos.

En este entorno vivo y activo, cada usuario puede configurar los eventos de los cuales quiere recibir notificaciones, tanto en el propio entorno como por correo electrónico, estando así informado de los comentarios recibidos en sus publicaciones, nuevos seguidores, membresías de comunidades y otras acciones de sus usuarios seguidores y seguidos.

Existe un usuario al que todos siguen y nadie puede dejar de seguir, al que llamamos “usuario institucional”, reservado para la Dirección del centro educativo o de la empresa. De este modo, se establece un canal de comunicación hacia todos los miembros de la red social privada, a través del cual se pueden enviar noticias, anuncios de nuevas ofertas formativas, de eventos sociales o cualquier comunicación de interés.

Planteada así, la red social privada construye una nueva capa de comunicación que trasciende el entorno de cada uno de los cursos del campus, integrando en su amplitud a todos los usuarios involucrados; favoreciendo su integración y socialización, potenciando la participación activa y facilitando que se comparta el conocimiento. Llámalo Social Learning, si te apetece.

Y por si fuera poco, es probable que cuando haya alguna cuestión que requiera la ayuda de un experto o una opinión certera, la respuesta surja inesperadamente por parte de un miembro de la comunidad que nos sorprenda diciendo: “Ainou!”

Educativa

Educativa

Apasionados del e-learning, creatividad e innovación.

Deja un comentario

quince + 15 =