Las múltiples inteligencias y el e-learning

Hablar de múltiples inteligencias quizás nos remita al modelo desarrollado por Howard Gardner, pero este artículo no va de eso, sino que se refiere a la fascinación que ha producido la irrupción de la Inteligencia Artificial y las diversas aplicaciones que de ello se desprenden.

Últimamente todos hablan de la IA (Inteligencia Artificial); en un post reciente nos hemos ocupado de reivindicar la IE (Inteligencia Emocional) y, por si fuera poco, ahora mencionamos la IN.

¿Y esto qué es?

La amenaza de la IA

Cuando impartía clases en la Universidad -y eso era en el siglo pasado- solía citar a Alvin Toffler mencionando su “Era de la información” y su afirmación: “Un analfabeto será aquel que no sepa dónde ir a buscar la información que requiere en un momento dado para resolver una problemática concreta. La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada momento». (La tercera ola)

Por entonces, generaba debates en el aula al citar provocativamente: “Todo aquel que tema ser reemplazado por una computadora, merece serlo”.  Esa frase, al igual que la tecnología, ha evolucionado y mutado hacia la nueva afirmación que se repite estos días con frecuencia: “No vas a ser reemplazado por la IA, pero sí podrías ser reemplazado por alguien que sepa utilizarla”.

Cabe mencionar que quienes más repiten esa frase lapidaria son los nuevos gurús que ofrecen cursos de IA Generativa y la utilizan como uno de sus argumentos de venta.

La Inteligencia Artificial Generativa es un tipo de IA que tiene la capacidad de crear ideas y contenidos nuevos, compuestos por textos, imágenes, audios, vídeos y música; respondiendo a comandos e instrucciones que un interlocutor humano le suministra para obtener los resultados deseados.

¡Por supuesto que es un salto de gigantes! Es causa de asombro para muchos por la calidad de sus producciones y sobre todo por la velocidad con que las genera. Sin dudas supone una oportunidad para hacer más en menos tiempo.

¿Pero qué es esto de la IN?

Mientras reflexionaba sobre la efervescencia de estas nuevas tecnologías y el impacto que puede tener en su aplicación al e-learning, se me ocurrió utilizar este término no como contraposición a la Inteligencia Artificial (IA), sino como reivindicación de la Inteligencia Natural (IN).

Sabido es que la preposición de lugar “IN” en inglés refiere a algo que está “adentro” o “forma parte de”, con lo cual la sigla resultante parecía tener más sentido. La modesta intención no es otra -sin demagogia- que intentar evitar caer en la resignación del destino a ser reemplazados, poniendo en valor esta capacidad Inherente a los humanos de crear, resolver problemas, generar conocimientos, aprender, emocionarse y sentir.

La creación de cursos online es mucho más que compaginar una sucesión de pantallas que distribuyen textos extraídos de un documento Word o PDF, dispuestos junto a imágenes decorativas o ilustrativas de lo que informan los párrafos y repiten los audios insertados.

La proliferación de herramientas de autor de los últimos años ha provocado un error en muchas empresas, que vieron en ellas la solución para convertir de manera autónoma sus formaciones presenciales a “formato online”.  El error es creer que tan solo hace falta un informático o alguien “que sepa usar la aplicación”, prescindiendo así de expertos, pedagogos, guionistas, diseñadores, ilustradores, maquetadores, programadores, etc; y haciendo realidad la profecía ”…podrías ser reemplazado por alguien que sepa utilizarla”; incluso sin utilizar la IA.

Pasamos del “e-reading” característico de los antiguos cursos en formato PDF a las pantallas vistosas llenas de contenido y vacías de significado, donde en algunos casos la interactividad se reduce a hacer clic en el botón siguiente.  Lo importante es terminar, no aprender.  El resultado, con el tiempo, termina siendo “sota, caballo y rey”.

La aplicación de la IA Generativa permite obtener una mejora significativa, por supuesto; y somos los primeros en investigar la mejor forma de aprovechar las numerosas ventajas que nos ofrece su uso, pero siempre bajo la vigilancia de nuestra Inteligencia Natural.

¿Y si resulta que eres irreemplazable?

Cuando abordamos un proyecto de desarrollo de un curso online, habitualmente recibimos una serie de documentos que recopilan todo el conocimiento que se requiere enseñar a los alumnos destinatarios, cualquiera sea su colectivo.   Esos conocimientos pueden provenir de fuentes públicas u ser originales y propios de cada organización, y en algunos casos cuando son inexistentes, es necesaria la participación de uno o más expertos que produzcan ese conocimiento. La tentación de generarlo mediante IA Generativa puede ser muy alta, aunque el resultado no debería ser equivalente.

La interpretación de las necesidades de nuestro cliente y su público objetivo, y el análisis de la información disponible, dan paso al diseño de la propuesta pedagógica más adecuada y con ello se abre el paso para sumar la creatividad que nos caracteriza, creando una historia o un hilo conductor que cautive al alumno y lo motive para avanzar aprendiendo y aplicando los nuevos conocimientos.

Poco a poco vamos sumando elementos, creando las imágenes, ilustraciones y animaciones necesarias, los recursos interactivos, planteando los desafíos y misiones para conseguir el aprendizaje activo en los alumnos motivados; nos encanta sorprender y emocionar, porque sabemos la importancia de llegar al INterior, de INteractuar y estimular la Inteligencia Natural. En ocasiones es posible aprovechar la Inteligencia Artificial Generativa para optimizar la producción de algunos de estos recursos.

A veces sentimos que hacemos “cursos artesanales”, con ingredientes naturales, sin conservantes ni aditivos artificiales; que generamos “Real Learning” así como algunos producen Real Food diferenciándose de los productos ultraprocesados e industriales.

Lograr que los alumnos conecten con el contenido del curso es nuestro principal objetivo, y eso requiere que seamos capaces de motivar y emocionar. Creamos formación para humanos, hecha por personas que saben aprovechar lo mejor de la IA para crear experiencias de aprendizaje memorables, enriquecidas con el “toque humano” y la experiencia profesional; algo que por el momento sigue siendo un factor crítico de éxito, y que pone las cosas en su verdadero lugar. Naturalmente.

Juan José Gaitán

Director General de Educativa España

Leave a Reply